“Nunca en mi vida vi a personas llorar por hambre”

59
0
Compartir:

Alcalde de Colchane

Abrieron fronteras y dejaron llegar aviones para repatriar a ciudadanos europeos y otras nacionalidades pero, a la gente humilde la dejan en la frontera como anim4l3s, entre ellos hay mujeres embarazadas y niños. Entre lágrimas y falta de alimentos, pasan las frías noches más de 530 bolivianos en la frontera con Chile.

El gobierno de facto de Jeannine Añez y todo su gabinete, imponen una brutal condena contra estas familias trabajadoras, la gran mayoría despedidas en Chile y carentes de recursos para su manutención. Se trata de una flagrante violación de derechos humanos elementales. El carácter antinacional del gobierno golpista se demuestra en este desprecio al pueblo que, cuando cree regresar a casa, encuentra que su propia casa le cierra las puertas.

Compartir: