LUZ, CÁMARA, COLONIZACIÓN

28
0
Compartir:

Obligado por las circunstancias, me dediqué por un par de días a mirar las películas, que la televisión ofrece y desde la pantalla, volvieron los viejos héroes de historieta; Batman, Tarzán, y Superman; pero también estaba Indiana Jones ¿Qué tienen en común estos personajes?

Seguramente, muchos hemos leído el valioso análisis de los años 70 “Para leer al Pato Donald” de Armand Materlat; un trabajo pionero en “descubrir” los sutiles procesos de comunicación para mantenernos distraídos y…colonizados.

Los imperios, siempre han tenido un guion, que se repite constantemente, los actores cambian, ayer fue Leopoldo II de Bélgica, hoy es Donald Trump, y en estas guerras de conquistas como olvidar al desquiciado coronel Kurtz y su infierno en Vietnam, a contramano de John Wayne en “Green Berets”; “es por ti, que estamos aquí” decía Wayne a un niño vietnamita, el discurso de Trump es “por la democracias es que estamos aquí”, y trae a nuestra américa, barcos, aviones y marines.

Entre los marines, por supuesto que llegan muchos coroneles Kurtz, decididos a crear su propio infierno, igual que Aguirre “la ira de Dios” de Werner Herzog.

El individualismo, aspecto central del domino capitalista, se encuentra reflejado en los héroes de comic ya citados, pero tenemos a Rambo, inspiración para varios “Rambitos” en nuestro continente y nuestro país, sobre todo presente en la política actual.

En “el señor de los anillos” pudimos preciar ese tufillo racista, con unos elfos, muy nórdico, muy germanos. El galante ladrón de las culturas llamadas “subalternas, sub desarrolladas o simplemente salvajes” es en realidad un profesor de antropología norteamericano que para su rol de héroe se hace llamar Indiana Jones.

El largo proceso de alienación, en palabras de Freire, ha calado hondo en nuestros cerebros y su resultado lo hemos visto en octubre-noviembre, un héroe fabricado por los medios, redime a un pueblo de “salvajes”.
Los héroes de historietas, para mantenerse vigentes, observan ciertos códigos morales, en nuestro caso los héroes, tenían pies de barro.

Hace mucho tiempo que los poderosos juegan con nuestro cerebro, como en la mitología griega, cuando un simple mortal les hace frente, sufre crueles castigos; como los hombres y mujeres de Riberalta, y no se trata de ninguna película sino de la vida real, pero existen un director que ha puesto todo el escenario y decide para dónde va la cámara y a quienes se debe castigar, los extras, ya han sido recompensados.

Luis Espinal, decía que la única manera de salir de la influencia subliminal del cine es la crítica, la conciencia crítica, muy escasa desde que fuimos sometidos a 20 años de enajenación neoliberal. Debido a esta falta de conciencia crítica, llamamos “despistados” a nuestros hermanos que salen a buscar pan, a buscar vida, nos han disciplinado con éxito, Indiana Jones nos ha robado parte de nuestro ajayu. Varios analistas, sostienen que el futo próximo será la posible muerte del capitalismo, para nosotros, habitantes del Abya Yala, debería ser el fin del colonialismo.

Compartir: