La Paz de duelo, celebra aniversario de su grito libertario en medio de la pandemia y el golpismo, sin nada que festejar

99
0
Compartir:
BOLIVIA AHORA►

Julio, el mes aniversario del grito libertario de nuestra querida La Paz, encuentra en una situación complicada para miles de paceños que celebran este aniversario en medio de llanto y dolor por la pérdida de sus seres queridos, a causa de la fuerte arremetida del COVID-19, sumado a la ineficacia y desatención casi total a la que ha sumido el gobierno de facto al pueblo paceño y al pueblo boliviano.

Denunciamos, que el gobierno y sus ministros, prácticamente, han prohibido la atención médica a la población en los hospitales, clínicas y centros de salud, si es que no se presenta el certificado de ser portador de COVID-19, aun se tenga los síntomas y los enfermos requieran atención médica de emergencia, del mismo modo, no existe posibilidad de atención en los centros de salud para otras enfermedades comunes como cuadros cardiacos, renales, de vesícula, entre otros, los hospitales, por “órdenes superiores” han cerrado sus puertas a la población, ya que argumentan que todo paciente que no es COVID positivo, corre el riesgo de contagiarse al ingresar o al recibir atención médica por otra enfermedad, al final, la atención se reduce solo para personas que dieron positivo a COVID-19.

 Muchas familias después de deambular, no tienen otra opción que regresar a sus domicilios, muchos fallecen en el camino, en la calle, en sus casas por falta de auxilio. Pero ahí no termina el calvario, las funerarias, al igual que los hospitales, están colapsadas y se ha declarado rebasadas en su alcance, y para prestar el servicio, por el temor a contagiarse, exigen el certificado médico de defunción u otro que certifique la causa del deceso, y sostienen que este debe ser verificado, la certificación, demora mínimo 5 días. En estos tiempos actuales en los que vive La Paz, resulta un pecado fallecer, los cementerios están colapsados, no se pude dar una cristiana sepultura, no se está recibiendo cadáveres que no sean del municipio al cual pertenece la víctima, todo un calvario, al que no se presta atención por parte de las autoridades estatales.

Jeanine Añez, auto declarada con COVID-19, además de comentar en sus redes sociales, descaradamente, que ella sí se pudo hacer diez pruebas de diagnóstico, cuando el pueblo no tiene el mínimo acceso a las mismas, prefiere priorizar el ascenso de los militares como su acción mas destacada de esta etapa, como una muestra clara de lo poco que le importa la situación de salud del pueblo boliviano, sus ministros, que cada vez le quedan menos, ante la corrupción, las disputas internas y las renuncias, solo ofrecen cifras a la población, cifras de contagiados y de fallecidos, y cuando no, amenazas y actitudes prepotentes como las de su Ministro de Gobierno, quien parece ser el que gobierna, ya que no tienen y nunca tuvieron un plan estratégico serio y responsable, para el manejo de la pandemia.

Hermanos y hermanas, en el día en que La Paz debería estar celebrando como se lo hacía en años anteriores, las y los paceños no tenemos nada que celebrar, cuando las cifras ya no reflejan nada, pues ahora, son nuestros familiares, nuestros amigos, personas conocidas quienes están muriendo dia a dia, No nos queda otra alternativa salvemos la vida, no más muertes de personas inocentes, no nos queda otra opción sino la de contar con un gobierno legal y legítimo, pero sobre todo capaz y que se identifique con el pueblo, el camino hacia ese anhelo son las elecciones libres, limpias y democráticas del 6 de septiembre, a las que paradójicamente el gobierno golpista quiere evitar poniendo de pretexto nada más y nada menos que la pandemia, pretendiendo hacer creer a la población, con el apoyo de los medios de comunicación alineados al golpismo, que estas elecciones significarán un riesgo a la salud, nada más falso, por lo que exigimos la realización de las elecciones, porque representan la única esperanza para el pueblo mayoritario de mitigar el COVID-19. Si a la vida, con la atención de salud gratuita y sin discriminación.

Jallalla La Paz!!!

Compartir: