EL ALTO Y EL MORBO RACISTA

32
0
Compartir:

Quya Reyna

¿Qué es la ignorancia? Seguro que la más certera de las definiciones para muchos podría ser: «persona que ignora algo, no lo comprende o no lo conoce».

Hace mucho tiempo he escuchado en mercados, en la calle e incluso en instituciones «académicas» manifestar que una persona es ignorante porque es del campo o del área rural. Bueno, eran épocas de racismo extremo, que pensé nunca volvería a escuchar. En esta época la gente «ignorante» ahora es de El Alto sí o sí, no importa que hayas leído muchos libros, que sepas ciencia, que sepas sobre medicina, que sepas, sobre arte, que sepas incluso manejar un negocio, no, no, si eres de El Alto eres ignorante, porque naciste alteño o alteña y punto.

No importa que en El Alto trabajemos en el mismo horario que el de los oficinistas, porque si trabajamos en las calles seguimos siendo «ignorantes», a pesar que muchos comerciantes cumplen el horario de circulameinto, porque tienen que retirarse antes de las 4 o 5, porque ya no hay venta, obvio, si la gente se metió a sus casas, ¿a quién van a vender? Bueno, hay comerciantes también que no quiere irse a casa en la noche, porque no vendieron en el día, y algunos que no encuentran ya auto, ¿les digo ignorantes a ellos?

«El Alto es ignorante, porque destruyó un cartel de propaganda política del partido de JUNTOS». Ah, sí, pero los de la RACISTAncia Juvenil Cochala son héroes porque destruyeron un busto de Evo Morales de un lugar de donde no pertenecen siquiera, como Quillacollo, pero su indignación ante el «dictador» es totalmente legítimo. Ajá, doble MORALES son algunos.

«El Alto es ignorante, porque piensa que comer chuño los va a salvar del coronavirus», pero no entienden que el sistema de salud aquí es tan malo que mucha gente ha vivido mucho tiempo curándose y cuidándose a sí misma con lo que puede y con lo que tiene para comer, porque en el hospital o nos tratan mal o simplemente te van a matar por negligencia (es por eso que el «#YoApoyoAMiMédico para mí es una cagada) o porque es muy cara la asistencia médica y no podemos costearla. De experiencia puedo decir que he enfermado muchas veces por culpa de médicos irresponsables y es por eso que a veces prefiero quedarme en casa si enfermo, que ir a un hospital (díganme si los primeros enfermos por el Coronavirus no quisieran hacer lo mismo después de cómo los trataron el personal médico de varios hospitales).Voy a robarme una frase de Mayra Paz: «comer haba no es ignorancia, es desigualdad». El alimento o la medicina natural han sido una alternativa ante tanta negligencia médica.

«Los alteños son ignorantes, porque botan a los policías de las calles». Miren, tampoco me parece que sea bueno en todo este embrollo del Coronavirus, sin embargo, entiendo lo sucedido, bueno no sé qué está pasando con respecto a ello, pero no olvidemos que el año pasado en Senkata ocurrió una masacre en la ciudad de El Alto por las fuerzas militares y la policía, y recién este mes militarizaron nuestras calles y gasificaron niños, para que la Derecha esté a salvo. Yo me pregunto, ante tanta injusticia hacia la población ¿cómo se puede reaccionar? y sabemos que la policía tampoco trata bien a nadie. Miren, el Estado ha estado ausente aquí por mucho tiempo, el Estado ha pisoteado muchos derechos humanos, el Estado nos trata de salvajes y hordas todo el tiempo, el Estado ha matado a gente y ahora ¿el Estado dice que nos quiere cuidar? El Estado nos ha mentido tanto y tan descaradamente, ¿cómo poder creerle? Yo no creo en Añez ni en el Ministerio de Salud, es obvio que esto se les está saliendo de las manos y nos están ocultando información, y es obvio que acá mucha gente no les va a creer tampoco, porque Añez está aprovechando todo esto para hacer su campaña política y eso es asqueroso.

En los que yo sí creo es en la gente de afuera: en médicos profesionales que han hecho videos y artículos médicos sobre este problema, en gente de España u otros países que cuentan cómo la están pasando, etc., en ellos sí creo, pero mucha gente en El Alto no tiene la facilidad de acceder a esa información y es obvio que no le creerán al Estado, ya muy sinvergüenzas han sido. Eso puedo comprobarlo con mi mamá. Mi mamá no les cree, y es totalmente legítimo, entonces tengo que informarle y contarle, porque todo esto parece político para ella (y con las tremendas estupideces de Murillo y el bono de Bs 500 que quiere comprar votos, hasta yo pensaría eso), pero tengo que informarle y ella informarme a mí qué están haciendo los y las comerciantes ante todo esto del Coronavirus, porque de gran forma yo desconozco mucho de su trabajo como gremial. Entonces, ¿cómo le digo ignorante a ella si no tiene la información suficiente y tampoco puede creerle al Estado por los antecedentes que tiene éste en esta ciudad? ¡Creo que más ignorante sería yo si no entiendo su realidad como comerciante y como ciudadana y también su rabia! Debemos informarnos y escucharnos, ese, pienso yo, es un gran paso, informarnos de boca en boca, charlando, hablando en aymara a nuestros tíos y tías y abuelos o abuelas, o hablarles y hablarnos bien, no diciéndoles «eres un ignorante y yo te voy a enseñar». No es que no sepan lo del Coronavirus, ellos saben, pero también tienen que vender, tenemos que vender, y falta muuucha más información precisa, y además, para muchos el malestar en salud no es problema, ¿entienden? No es como varios que se van al hospital por un simple resfriado, ya que varios de ellos seguirían trabajando con una pierna rota, para ellos no es un impedimento, no porque no les importe, sino porque tienen que trabajar y tienen necesidades. Entonces el Coronavirus parece no darles miedo, y no es por ignorancia, querido amigo que se jacta de ser un erudito, es porque hace falta mucha más información a la que no pueden acceder tan fácilmente y aunque accedan , se tiene que trabajar. Mira que ni tú, teniendo un celular último modelo, sabes escribir «El Alto».

Bajo todo lo que dije no quiero decir que todo esto esté bien y que somos seres inmortales y que nos dejen en paz. Acá esto de la cuarentena se lo trata de otra forma, en donde el Estado, como dije, ha perdido total credibilidad y la información que hace falta no está llegado como debería llegar, y es obvio que ni la alcaldía entiende ni se hace responsable de informar a la gente como debería y ni con las formas en que debería. La Alcaldía no está haciendo nada para paliar esto. No, señora alcaldesa, el poner en una plaza en la 6 de Marzo un pinche parlante que manifiesta cómo cuidarse del coronavirus no es suficiente. Usted no está informando la magnitud del problema ni se dedica a ayudar a varias personas que están expuestas en las calles, como los abuelitos y abuelitas que tienen que vender. No sabemos incluso si nuestros hospitales están en condiciones para que nosotros podamos acudir y nos ayuden, porque puede ser posible que simplemente nos boten.

Pero ante una sociedad que sólo dice que somos ignorantes, la pregunta es ¿cómo pueden creerse ustedes conocedores de todo si IGNORAN la realidad de un espacio social que ustedes mismos no quieren conocer? Me pregunto quiénes son ignorantes ahora. Página Siete publica un video en donde una persona dice «ignorantes» a los de El Alto. A ver, a ver, un medio «imparcial» publica un video en donde se emite un juicio de valor ¿qué tan profesional es eso? Es claro que ellos IGNORAN la ética profesional del periodismo y no veo a nadie decirle ignorantes a los de Página Siete, aunque al parecer lo son, desde hace mucho tiempo. Y sí, es obvio que hay toda una campaña para desprestigiar a El Alto y lo están consiguiendo, tanto los medios de difusión, como la gente que se inventa historias para lapidar a esta ciudad y otros que comparten mensajes racistas burlándose de El Alto.

Esta ciudad, es diferente en muchos aspectos, pero en aspectos urbanos y problemas sociales, somos igual a los de La Paz, Santa Cruz, etc., ya que tenemos delincuencia, tenemos robos, tenemos asesinatos, pero la gente actúa como el Telepolicial: ante todo lo malo de la sociedad en general, sólo quieren ver la realidad de El Alto como península de todo aquello malo y para saciar su morbo racista y su necesidad de echarle a alguien la culpa y como El Alto está de moda para eso, pues… No importa que en Europa la gente se haya ido de fiesta o de vacaciones en cuarentena, no, no. ellos no son ignorantes, no son llamas, no son animales o masiburros, ellos son sólo PERSONAS descuidadas o PERSONAS que «cometieron un error». Porque al parecer la «ignorancia» es morena, es alteña.

Yo no veo a la gente decir que los de San Miguel son ignorantes por asistir a misa en plena cuarentena, aunque ellos lo hayan hecho más por capricho religioso que por la necesidad de sustentar a una familia. Tampoco veo decir que los de Santa Cruz u otros departamentos sean ignorantes, a pesar de que apedrearon ambulancias y no dejaban pasar a enfermos del coronavirus a los centros de salud, no ellos no son ignorantes, porque en el ámbito boliviano, sólo los de El Alto pueden ser ignorantes y no los y las demás.

La gente ha creado un morbo racista, ya que les atrae cualquier noticia que se burle o desprestigie a esta ciudad por aspectos raciales y lo disfrutan, ya que aumenta su ego, ese que sólo insultando a los de El Alto puede conseguir saciar, y además alimentan su asquerosa sed de superioridad, manifestando en una directa muy directa algo así como: «somos mejores que ustedes», aunque sabemos que sólo son personas que quieren ser aceptados socialmente por un grupillo de personas que hacen lo mismo. Si no te aceptan por ser indio, quieres que te acepten por insultar a los indios, aunque tu mamá vista de pollera y tu papá hable aymara.

Lo triste es que a muchas personas les vale medio rábano si gente de El Alto se muere o no, les importa un tomate podrido si dejamos de existir, porque en toda su preocupación no está el hecho de que seamos afectados nosotros, está el hecho de que los contagiemos y mueran ellos. Lo que en verdad les importa es que «estos indios con su ignorancia» no afecten sus formas de vida y su propia vida, como la de varias personas que leí y en serio ¡qué repugnancia de publicaciones!: «ay, los alteños nos van a contagiar, deberían haberse explotado», «ay, muchos hacemos sacrificios y personas como esta arruinan el esfuerzo de todo un país». Ellos tienen que trabajar todo el maldito día para mantener a sus hijos en horarios en donde incluso llegan a vender hasta la medianoche (antes de la cuarentena) y obvio, hay gente que reduce todo esto a la «rebeldía sin justificación», como si se les hubiera ocurrido joder a los pacos porque sí y punto, pero subestimando a la gente con estos juicios, tampoco los ayudas, sólo ayudas a mantener ese morbo racista del que muchos se alimentan y a reproducir el mismo mensaje de «ignorancia» de forma indirecta.

Y bueno, a veces pienso y me pregunto si somos tan diferentes, pero tan diferentes que no podemos entendernos incluso en una crisis y también pienso si somos bien hipócritas y sí lo somos, porque un día dicen: ¡iy mis kisiritis yi lis kiiri» y al otro día las insultan y no las entienden. Pero lo que yo no entiendo en realidad es a la gente que piensa que no tenemos la capacidad de ser personas o humanos, y sé que mucha gente no me entiende y tampoco simpatizan con lo que digo y está bien, no los culpo, a veces puedo escribir cosas que incluso yo cuestiono después, pero ante tanto argumento para descalificarnos, siempre pienso que hay que ver la forma de contrarrestarlo, porque se está masificando y no me digan que está bien tratar de ignorantes a personas que no piensan igual que otros. Yo pienso que lo más ignorante es no cuestionar nuestros privilegios sociales ni en los momentos de crisis, pero bueno, cada quien. al parecer, tiene su concepto de lo que es y lo que no es ignorancia.

Así que bajo su premisa racista y asquerosa forma de vernos, sólo puedo decir que la ignorancia también es no entender la situación social y política en la que se está dando el Coronavirus en Bolivia. No somos un país europeo, no somos gringuitos que aprovechan la cuarentena para irse de joda o a la discoteca, y nos somos gente que tenga las posibilidades de quedarse en casa ante la situación económica que atraviesa el país por la cuarentena. Esto no sólo nos afecta a nosotros como alteños, ¡DEJAD DE VER POLLADAS EN LOS MÓVILES! (como oí decir a un médico español en un video), afecta a mucha gente, a muuuuuucha gente que no vive como tú que tienes internet en tu celular, hasta para escribir estupideces. Entonces, hay que buscar soluciones, tanto el Estado como nosotros, así no muere gente o por lo menos no muere mucha, y lo más viable es que actuemos. Y bueno, no tengo todas las respuestas ni todas las soluciones, pero en lo que podemos ayudar es en hablar con la gente, informarnos (de fuentes verídicas), de no meter la política partidaria en esto y lo más importante, no tratar de «ignorante» o «delincuentes» a los otros, porque no ayuda en nada y más bien agrava la situación, así que si sigues con todo ello, también eres parte del problema (sí, también te hablo a ti, Página Siete, ¡hijos de la recontracuarentena!). Podemos hacer cosas como comprarle fruta a las caseras y caseros, en vez de vaciar supermercados (eso ayuda mucho) o ayudar a que los pequeños comerciantes no se vean tan afectados, como comprándoles algo, más que todo a los abuelitos y abuelitas. Podemos regalar alcohol en gel o jabón a algunos abuelitos y abuelitas que veamos en las calles y explicarle por qué es importante que lo usen, asimismo con nuestra familia. Si podemos ayudar como voluntarios/as en esta época sería genial, he visto muchas iniciativas muy buenas, se puede participar. Hay muchas cosas que se puede hacer, así que si quieren sugerir algo más, sería genial que lo escribieran, Hay cosas lindas de copiar de otros países, pero tampoco dejemos de ver nuestra realidad como país. Desde lo que hacemos como artistas, también podemos ayudar y así. Ojalá esto no se agrave, pero insultando a los demás y tratarlos como ignorantes es el peor paso, porque un día el virus se irá, pero todo ese prejuicio racista se quedará y pienso que es mejor vivir con Coronavirus que con gente así.

Un saludo a todos y todas, y por favor ¡no caigamos en el morbo racista!

Compartir: