Dirigente de la CSUTCB, Jacinto Herrera, denuncia criminalización de la protesta social en Bolivia

25
0
Compartir:
Prensa Rural:

“Si protestamos expresando nuestra disconformidad nos acusan por sedición, por terrorismo y por desacato a la autoridad”, dijo el dirigente agrario.

El secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CUSTCB), Jacinto Herrera, denunció, a través de su cuenta de Facebook, que el Gobierno transitorio criminaliza las protestas sociales y las tipifica como actos de sedición.

“Si protestamos, expresando nuestra disconformidad, nos acusan por sedición, por terrorismo y por desacato a la autoridad”, escribió el dirigente sindical en la red social.

La noche de lunes 11, el sur de la ciudad de Cochabamba fue escenario de protestas de vecinos que rechazan la ampliación de la cuarentena y piden la renuncia de la presidenta Jeanine Añez y del ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

Asimismo, los manifestantes exigen “elecciones transparentes”.

Al respecto, el ministro Murillo acusó al expresidente Evo Morales y al Movimiento al Socialismo (MAS) de promover los hechos ocurridos en el sector de Kara Kara (Cochabamba) y anunció el envío de una carta a Morales para que deje de “convulsionar” el país.

Por su parte, Herrera comentó: “piensan que aún los del pueblo somos sus peones”. Hoy en Bolivia gobiernan “los hijos que gobernaron toda la época de la república”, añadió.

Asimismo, el ejecutivo de la máxima organización campesina, lamentó que durante estos meses del gobierno transitorio trabajo de los jornaleros en Santa Cruz, por ejemplo, se haya rebajado los niveles más bajos.

Si durante los 14 años de gobierno de Morales el jornal para el trabajador campesino llegó a un pico de 100 bolivianos hoy está hasta en 20 bolivianos, dijo.

Diferentes sectores sociales en Cochabamba, La Paz y El Alto han expresado su disconformidad con la gestión del Gobierno de Añez que se ha visto afectado por contradicciones internas, denuncias uso indebido de bienes del estado y corrupción.

Prensa Rural//Redacción Central

Compartir: