Defensoría del Pueblo y Visión Mundial entregan ayuda para 62 familias de jóvenes y niños vendedores de caramelos y libros de La Paz y El Alto

14
0
Compartir:

La Paz, 01 de septiembre de 2020.- La Defensoría del Pueblo y Visión Mundial Bolivia entregaron, la mañana de este martes, kits de alimentos de insumos de bioseguridad a 62 familias de miembros de la Asociación de Vendedores de Caramelos y Libros en General Jóvenes y Niños Trabajadores de y en la Calle en Micros y Buses y Taxis de La Paz y El Alto, uno de los sectores más afectados por la emergencia sanitaria declarada por la pandemia COVID-19.

La Defensora del Pueblo, Nadia Cruz, agradeció el apoyo recibido de Visión Mundial que será de gran ayuda para esta población en situación de vulnerabilidad que durante este periodo de pandemia enfrentan necesidades en cuanto a alimentación, trabajo y riesgos en su salud.

“Como Defensoría del Pueblo hemos tratado de llegar con ayuda a este y otros sectores en situación de vulnerabilidad; éste importante aporte genera esperanzas en organizaciones como ésta, que con hechos puntuales nos demuestra su compromiso con la población boliviana a traés de su solidaridad”, manifestó Cruz.

A solicitud de esa Asociación, la institución defensorial gestionó y canalizó la cooperación de Visión Mundial Bolivia para las familias en situación de mayor vulnerabilidad, niñas, niños y adolescentes, personas adultas mayores y personas con discapacidad que desarrollan actividades en la calle, expuestos al virus y a las nuevas formas de relacionamiento que les impide acceder a recursos para su subsistencia.

La Defensoría del Pueblo en una oportunidad anterior entregó 100 kits de alimentos e insumos de bioseguridad para las familias de esa Asociación, para ayudar a paliar sus carencias.

Cada kit de ayuda entregada por Visión Mundial incluyó 5 kilos de azúcar, 5 kilos de fideo, 1 quintal de arroz, 5 kilos de harina, 5 bolsas de lenteja, 2 cajas de avena, 3 litros de aceite, 1 maple de huevo, 3 latas de sardina, 1 bolsa de Chocolike, 1 caja de té, 1 litro de alcohol sanitizante y barbijos descartables.

La ayuda incluyó, además, lotes de azúcar, fideo, arroz, aceite vegetal, huevos y avena para las ollas comunes que se instalan en diferentes puntos de la ciudad que apoyan en la supervivencia de personas en situación de calle.

Compartir: