Comienza la desobediencia a la dictadura

28
0
Compartir:
►Periódico Renacer►

Las manifestaciones de los vecinos pobres en K’ara K’ara, al sur de Cochabamba dejaron expuesto a un gobierno que desprecia a ese sector social y que lo hambrea con la única posibilidad de romper la cuarentena y convertirse en “criminales”.

Ya va casi una semana desde que los vecinos de esta zona de Cochabamba rompieron con el miedo y con la cuarentena y desesperados por el hambre y por la bronca exigieron la renuncia de Añez y Murillo así como las elecciones y el fin de la cuarentena.

Al cumplirse medio año de la masacre de Huayllani en Sacaba, todavía esta fresco el recuerdo que esta población no solo resistió la represión sino que detuvieron a los mismos militares que llegaron a esta población que vive cerca del basurero de la capital departamental.

Además del pedido de elecciones nacionales inmediatas piden acceso al agua potable y cierre del botadero, se inició el diálogo con las autoridades, departamentales y las municipales pero el bloqueo continua. El Ministro de gobierno o “El canciller de la Bolivia blanca” Arturo Murillo, como en toda dictadura, ante las demandas ofrece cárcel.

Pero no es solo en Cochabamba donde la bronca con el maltrato por parte del gobierno explotó, otro caso se vio ayer a la tarde en el Norte de Potosí, donde los originarios del lugar después del pututazo con las mismas demandas, bloquearon una ruta de acceso.

La bronca de gran parte del pueblo también le apunta a grandes medios de comunicación como UNITEL que responde a los grandes intereses beneficiados por esta dictadura. Es que una manifestación contra el gobierno autoconvocada y que consistía en petardazos, lo mostraron como una manifestación para que le quiten la personería jurídica al MAS. El caso quedará en los anales del periodismo prebendario, para mostrarles a los estudiantes de periodismo del futuro, que es lo que no hay que hacer.

Compartir: