Carta Abierta para las autoridades golpistas, corruptas e incapaces

28
0
Compartir:

La Paz, 21 de agosto 2020

Señor:
Víctor Hugo Cárdenas
Ministro fascista golpista de Educación de la “República de Bolivia”
Presente.-

Soy una madre aymara del Estado Plurinacional de Bolivia, es lamentable que se haya vuelto q’ara, desde los tiempos del “gonismo” vendió su conciencia y se volvió servil a los q´aras, actualmente tuvo la oportunidad de reivindicarse con sus raíces, como autoridad de Estado, pero volvió a traicionar a su clase, mírese al espejo, para que recuerde que sus rasgos son de la gente que desprecia y no de la gente a la que usted sirve y que se avergüenza de Bolivia.

Como parece que perdió la memoria, le recuerdo que la educación es un derecho y obligación suprema del Estado, es el resultado de las luchas de los pueblos y naciones originarias, desde la colonia hasta nuestros días. Todo ello lo olvidó, y en sus recientes desesperadas declaraciones como ministro de facto, esperábamos que nos dé repuesta sobre la modalidad con la que se implementará la educación para la niñez y la juventud boliviana, ya sea vía internet o presencial, ante la anulación de su decisión de decretar la clausura de la gestión escolar 2020, hecho que puso de manifiesto su total incapacidad como autoridad y aplazarse como ministro de facto.

Pero todo lo contrario, en sus declaraciones dijo cualquier cosa, menos lo que las madres y padres, así como las y los estudiantes y profesores, estamos esperando, que es el hecho de que el Estado reasuma su responsabilidad de garantizar la educación libre y gratuita para nuestro hijos e hijas; sin embargo, solo escuchamos sus acusaciones al anterior gobierno, tratando de justificar con ello sus serias limitaciones como autoridad de Estado, desgranando sus insultos a los “masistas” y a la defensora del pueblo, como si esos argumentos nos dejaran contentos y solucionaran el fatal problema y la crisis a la que usted ha sumido a la educación de nuestros hijos e hijas.

Ministro Cárdenas usted afirmó lo que su jefe, ministro de gobierno, ya anunció horas antes, que no reiniciaran las actividades educativas “así tengan que ir a la cárcel”, o que prefieren “a sus hijos ignorantes que enfermos”, como si no hubieran alternativas o como si no fuera su obligación buscarlas o crearlas, porque al final de cuentas el pueblo le paga su salario de servidor publico para ello, no para que se quede de brazos cruzados, decretando la clausura de las labores escolares, sin mayor explicación al pueblo.

Queridas mamás y papás, no podemos permitir que nuestros hijos queden sin educación, la educación no solo es para los “masistas” como afirma el Ministro de Educación, señor Ministro la educación no tiene color político, el grupo de golpistas se llenan la boca diciendo que primero está el derecho a la vida y aprovechan la pandemia para perseguir a todo aquel de pide el cumplimiento a los derechos humanos que son sagrados en el mundo, uno de ellos, la educación de nuestros hijos e hijas.

Cárdenas solo habla por hablar, se contradice, dice que en los próximos días pasarán por vía internet, virtual, y repartirán textos y cartillas, al mismo tiempo condena a todo aquel que pide educación fiscal y gratuita para la niñez y juventud y reitera que los “masistas” son los que quieren la continuidad de las clases. Por otro lado, afirma que las unidades educativas privadas y de convenio están pasando clases, según los acuerdos, evidenciando la privatización de la educación.

Queridos padres y madres de familia, no permitamos que la educación se privatice, es tiempo de que exijamos a las juntas escolares de las unidades educativas que se pronuncien en defensa de la educación fiscal y gratuita, que se garanticen los beneficios logrados como el bono Juancito Pinto, bono a la excelencia y los recursos destinados al desayuno escolar. El gobierno de facto y sus ministros incapaces, están jugando con el futuro de nuestros hijos e hijas. Señor Cárdenas sería mas digno que usted renuncie, antes que seguir evidenciando su incapacidad.

Atte.
Mamá aymara

Compartir: