Cárdenas aplazado: maestros dan ultimátum a Añez para que renuncie

27
0
Compartir:

Mientras la crisis educativa se agudiza, el ministro de Educación, Victor Hugo Cárdenas, no logra la apertura del diálogo con los maestros y padres de familia. Los docentes del sector rural dieron un ultimátum a la presidenta interina Jeanine Añez para la salida de la autoridad educativa.

Hace más de una semana un grupo de maestros del sector rural instaló un piquete de huelga de hambre en rechazo al Decreto Supremo 4260, relacionado con la educación virtual al que se sumaron los padres de familia de establecimientos particulares que piden la reducción del 50% de las pensiones.

Sin embargo, a Cárdenas no parece importarle estos aspectos y mantiene su postura cerrada, pues así lo reveló la ahora ex viceministra de Educación Regular, Gabina Condori, quien reveló que el decreto 4260 fue “impuesto” de manera unilateral y sin consenso.

Es más, el lunes concluía el plazo de la entrega de la reglamentación para aplicar la educación virtual, pero Cárdenas rechazó la propuesta de expertos que habrían trabajado con el Viceministerio de Educación Regular con el objetivo de poner en vigencia esta modalidad educativa.

A este panorama, se suman las movilizaciones que nos recuerdan a las protestas cuando el actual Ministro asumió como Vicepresidente de “Goni” y fue un impulsor de la Reforma Educativa, rechazada por estos sectores que ahora exigen su salida por su “ineficiencia e incapacidad” para dar una solución al tema educativo.

El martes fueron los maestros urbanos de La Paz quienes tomaron el centro paceño, este miércoles le toca al magisterio rural, uno de los más combativos, y quienes, determinaron dar un ultimátum al Gobierno de Añez para destituir al Ministro de Educación.

El Ampliado, de la Federación de Maestros Rurales de La Paz, también resolvió exigir la abrogación del decreto supremo por ser mercantilista, excluyente, discriminador, orientado a la privatización de la educación y atentatorio contra la economía de las familias.

Asimismo, el documento respalda y apoya todos los piquetes de huelga de hambre establecidos por la Confederación Nacional de Maestros en Educación Rural de Bolivia, que se realizan en distintos puntos del país en defensa de la educación fiscal, pública y gratuita.

El 12 de marzo, el Gobierno interino dispuso que los estudiantes no acudan más a las aulas por el brote de los primeros casos de coronavirus. Casi cuatro meses después, algunos establecimientos aún no reanudaron completamente sus labores.
Padres de unidades educativas de las ciudades capitales del país exigen un descuento del 50 por ciento en las pensiones y rechazan las escalas aprobadas por el Ministerio de Educación, que van del 6 al 28 por ciento.

Compartir: