Bartolinas señalan que Decreto 4232 es un golpe a la Madre Tierra y exigen su inmediata abrogación

30
0
Compartir:
Bartolina Sisa:

En una Resolución hecha pública el día de hoy, la Confeferación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia “Bartolina Sisa” (CNMCIOB“BS”) expresa su rotundo rechazo al Decreto Supremo N° 4232, respecto a la utilización de semillas transgénicas en Bolivia, exigiendo su inmediata abrogación. por ser anticonstitucional y un atentado a la vida, a la soberanía alimentaria, a la sabiduría ancestral y  significa un golpe a la Madre Tierra.

La Resolución señala:

RESOLUCIÓN 008/2020

EN RECHAZO AL DECRETO SUPREMO N° 4232

CONSIDERANDO:

Que, la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia “Bartolina Sisa” (CNMCIOB“BS”) manifiesta su rechazo y molestia a las decisiones asumidas por este gobierno de facto, ya que con la excusa de la emergencia sanitaria del COVID-19 dan un nuevo golpe en Bolivia. El Decreto Supremo N° 4232 autoriza procedimientos abreviados para la evaluación del maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya genéticamente modificados destinados al abastecimiento del consumo interno y comercialización externa. Esta medida es contraria a la Constitución Política del Estado (Arts. 33, 34, 37, 255, 312, 342, 343, 344 y 409), el Convenio de Diversidad Biológica y el Protocolo de Cartagena sobre seguridad de la Biotecnología, la ley de Derechos de la Madre Tierra (017), la ley Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien (300), la de Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria (144), la ley de Alimentación Escolar en el Marco de la Soberanía Alimentaria y la Economía Plural (622), entre otra normativa vigente.

Que, Durante el periodo neoliberal y sobre todo en el proceso constituyente boliviano Tuto Quiroga, Jeanine Añez, Óscar Ortíz y sus aliados agroindustriales presionaron para incorporar a la normativa sobre seguridad de la biotecnología su interés por la modificación genética. En ese proceso manipularon a algunos productores de mediana y pequeña escala para que apoyen sus solicitudes.

Que, durante los 14 años del anterior gobierno electo constitucionalmente, no se aprobó ninguna normativa que afecte a la soberanía alimentaria de los pueblos y naciones indígenas originarios campesinos y mucho menos que atente a la Madre Tierra; más bien se fortaleció el marco normativo de bioseguridad para evitar los impactos de los cultivos genéticamente mejorados en la salud humana, salud de los sistemas de vida y patrimonio genético del país. El único cultivo genéticamente autorizado actualmente en Bolivia es la Soya RR resistente al glifosato, cuya introducción fue aprobada el 2003 durante el gobierno de Carlos Mesa.

Que, no se puede admitir que por el interés lucrativo de un grupo reducido de empresarios se ponga en riesgo la integridad de la Madre Tierra, nuestro desarrollo integral y la salud del pueblo boliviano, además mediante procesos que no respetan el marco normativo.  Por otro lado, la regulación relacionada a cultivos genéticamente mejorados, debe ser parte de una política de un gobierno elegido en las urnas por el pueblo y no así de un gobierno transitorio y mucho menos de un gobierno de facto que únicamente busca beneficiar a sus socios antes de salir o buscar apoyos prebéndales para mantenerse en campaña electoral.

Que, Bolivia tiene una gran diversidad de alimentos nutritivos que impulsa la soberanía alimentaria. Esta se pone en riesgo, mucho más cuando nuestro país es uno de los estados megadiversos del mundo y lugar de origen de diversidad genética de especies fundamentales para la seguridad alimentaria como el maíz y su casi centenar de variedades como parte del legado de nuestras Naciones y Pueblos Indígena Originario Campesinos desde tiempos anteriores a la conquista española. Por tanto, el Decreto Supremo aprobado por el ilegítimo gobierno autoritario es también un golpe a la sabiduría de nuestras Naciones y Pueblos y tendrá impactos irreversibles sobre la salud y el equilibrio de los diversos sistemas de vida de nuestra Patria.

POR TANTO:

El Comité Ejecutivo Nacional de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indigenas Originarias de Bolivia “Bartolina Sisa” CNMCIOB”BS”, en uso de sus legítimas atribuciones enmarcados en el estatuto y reglamento interno:

RESUELVE:

PRIMERO.-  Rechazamos rotundamente el Decreto Supremo N° 4232 respecto a la utilización de semillas transgénicas en Bolivia, por ser contrario a nuestra soberanía y nuestra seguridad alimentaria, su carácter anticonstitucional es un atentado a la vida, a nuestra diversidad, al medio ambiente, a nuestra sabiduría ancestral y significa un golpe a la Madre Tierra.

SEGUNDO. – Exigimos la inmediata abrogación del Decreto Supremo N° 4232, lo cual no le corresponde como política del estado a un gobierno transitorio y peor sin la consulta del pueblo Boliviano.

TERCERO. – Nos declaramos en estado de alerta y vigilancia frente a este atentado de la dictadura de Añez y sus socios como Tuto Quiroga, Carlos Mesa, Oscar Ortiz y Fernando Camacho.

Es dado en la ciudad de La Paz, a los once días del mes de mayo del dos mil veinte

¡Primero la Vida!

¡No al nuevo golpe a la Madre Tierra!

¡ Jallalla Estado Plurinacional de Bolivia!

Compartir: